martes, 1 de abril de 2014

Tormenta en el Derrotero




No se si sean los más viejos, o si sean los más nuevos de mis defectos, los que forman esos grises nubarrones que amenazan con tocar en cualquier momento tus corpóreas playas...

No se si sean las más duras o las más blandas de mis ideas las que chocan como intimidantes olas en la firmeza de tu alma...

Pero siempre pasa que yo, según legendaria tormenta, en tu valentía me disipo, me derroto en tu sonrisa, me aniquilo en tu cobijo...

Y como ola, siempre tan ancha, así grande como mi ego, te amo con toda furia sólo para reventarme una y otra vez en las líneas curvas de la playa que figuran tu cuerpo...

1 comentario:

  1. Pos que ha pasado con usted, mi oso. Hace tanto que no publica. Saludos

    ResponderEliminar